La apertura de San Bernardino “coronada” por una cerveza